lunes, 2 de abril de 2012

Así somos y así nos ven en el extranjero...

Es curiosa la actual imagen de España, los españoles y nuestros políticos en el exterior por culpa de esta crisis originada en EE.UU. Y curiosamente es en el país de Obama donde han surgido ultimamente críticas que nos tratan de despilfarradores y corruptos. Nos quejamos ahora de la recesión y nos consideramos 'pobres'. Sin duda lo somos, hemos emprobrecido. Nuestro poder adquisitivo ha disminuido, pero si le preguntamos a un hispano residente en Estados Unidos por qué somos pobres los españoles, es muy posible que nos responda demostrando otra cara de la realidad con ciertas lógica y razón, que el motivo de nuestra pobreza somos nosotros mismos.
Hablando con estadounidenses de origen latino acerca de cómo se vive en España, no entienden como nos consideramos pobres cuando pagamos por un litro de gasolina el triple que ellos, cuando abonamos facturas de electricidad y teléfonos un 80 por ciento más caras que en USA. Los hispanos estadounidenses no comprenden que nos autocalifiquemos de pobres y necesitados si soportamos comisiones por servicios bancarios y tarjetas de crédito el triple de caras de lo que cuestan allá o porque costeamos aunque sea a plazos un coche de 19 o 20.000 euros que en Estados Unidos les cuesta 2000 dólares, casi o un pelín más de 2000 euros al cambio de moneda...como si la diferencia entre ambas cifras se la 'regalaramos' al Gobierno, algo que allí no hacen.

Por ejemplo, los habitantes del estado Florida, exceptuando la mayoría glamurosa cinematográfica de Miami Beach, en general, son pobres de verdad, Por ello, la administración estatal no les exprime ni agobia a impuestos, cobrándoles solo el 2 por ciento de IVA más un 4 por ciento federal, dando un total de un 6 por ciento. En España, llevamos años con un abusivo 16 por ciento y dentro de poco subirá dos puntos, hasta el 18 por ciento. Siguen sin asimilar muchos hispanos estadounidenses que los españoles paguemos añadidos 'impuestos de lujo' prioritariamente por productos y servicios de primera necesidad vitales y básicos como gasolina, gas, bebidas, etcétera, alcanzando la friolera de hasta el ¡320 por ciento del valor original! En EE.UU. ésto no sucede.

Tampoco comprenden otros impuestos nuestros como el de la renta aplicado al sueldo, sobre coches nuevos, a los bienes personales, a los bienes de las empresas, por uso del automóvil o de circulación y consideran ellos que es un lujo pagar en España un 16% de IVA por estos impuestos, además de todos los trámites y pagos nacionales y tasas municipales. Por ello, dicen que si los españoles no fueramos ricos o mejor dicho no hubiéramos sido ricos durante tiempo, no tendría sentido tener unos impuestos nacionales, autonómicos y locales tan exagerados. Si somos pobres ahora, ¿cómo y de dónde podemos pagarlos? Si encima se rebajan las pensiones, se abaratan los despidos y se rebajan o congelan los sueldos base o suben irrisoriamente ese 1 por ciento...¿de dónde y cómo...?

Aseguran, y no les falta al menos parte de razonamiento lógico, que un país que es capaz de cobrar el impuesto a las ganancias y bienes personales por adelantado mediante retenciones como España, necesariamente debería nadar en la abundancia porque considera que los negocios de la nación y de todos sus habitantes siempre tendrían ganancias a pesar de: robos, delitos fiscales, fraudes, evasión de capitales y divisas, blanqueo de dinero, sequía, damnificados por desastres naturales, corrupción, despilfarro, derroche, etcétera. Así que, por todo ésto, piensan que aquí todos ganamos o ganan muchísimo.

Esos hispanos de USA se sienten pobres. Dicen que los pobres son ellos, los que viven en Estados Unidos y no pagan impuesto sobre la renta si cobran menos de 3.000 dólares al mes por persona (más o menos 2.000 €). En España los 'ochocientoeuristas' y los 'mileuristas' han y deben declarar la renta. Se supone que el Estado Español recauda mucho más aún a pesar de las diferencias demográficas y sin embargo estamos peor, más empobrecidos, ¿No será que hemos calentado nuestra economía hasta ponerla al rojo vivo con tanto derroche viviendo por encima de nuestras posibilidades? Sin embargo, ellos no tienen ciertos impuestos como el IBI, basuras, consumo de Agua, Gas y Electricidad; nosotros sí.

En Estados Unidos pagan seguridad privada en bancos, urbanizaciones, servicios municipales, mientras que los españoles nos conformamos con la seguridad pública. Allí envían a los hijos a colegios privados, pero a las familias pobres americanas las escuelas públicas les prestan los libros de estudio al prever que no tienen con qué comprarlos. Aquí en España el sostenimiento o mantenimiento de la gratuita educación (paradojas constitucionales, es gratis la impartición de enseñanza, pero su coste lo pagamos) resulta excesivo y el sistema de becas, insuficiente. Y si no, ¿por qué la Generalitat Valenciana no tiene 120 euros para libros para muchos estudiantes y sí capazos de milloncejos para coches oficiales blindados y trajes carísimos?

Los hispanos estadounidenses se asombran de la supuesta fortaleza económica o 'riqueza' de los españoles que hemos pedido préstamos aguantando el gravamen del mínimo 8 por ciento mensual de intereres (ahora supera el 12 por ciento y llega en ocasiones al 20 por ciento) cuando ellos apenas arriban al 8 por ciento ¡anual! porque no están en condiciones de pagar más. Fíjense, allá el interés es anual y aquí mensual. Nosotros al año, abonamos en intereses un 96 por ciento aproximadamente. Increíble.

Ellos opinan que como todo 'rico', los españoles tenemos coche pagando un 8% ó 10% anual de seguro, dato que tildan de abusivo alegando que comparativamente, suelen pagar unos 245 dólares...¡anuales! cuando el equivalente de esta cifra en España resulta trimestral. Otro abuso. Y claro, al ver que en España se vive mejor (de eso nos regodeamos) creen que nos sobra el dinero pues 'podemos' efectuar pagos anuales en impuesto de circulación (aparte de la ITV, zona verde, zona azul, aparcacoches forzosos, etcétera) mientras que en EE.UU. ellos no pueden darse esos 'lujos' y pagan 15 dólares anuales por el 'sticker' sin importar qué modelo de coche sea, pero claro, ésto es para gente con recursos.

Resumiendo, que para esos críticos hispanos de USA, a pesar de lo enorme que es el país y de sus 54 estados, consideran que ser rico es lo de España: 86.000 concejales, 9.000 alcaldes, miles de diputados provinciales, 19 presidentes regionales, 1.600 parlamentarios autonómicos, 350 diputados, 300 Senadores, 48 eurodiputados, una Casa Real, 20 Ministros y todos sus adláteres muchos de los cuales paradójicamente a menor rango cobran mayor sueldo, pues hay alcaldes que ganan más que el presidente del Gobierno.

Todo esto para un país tan pequeño como España, un enorme precio o soporte que los españoles hemos de pagar por vivir en la 8ª potencia mundial, el mejor lugar del mundo, donde mejor se vive y donde se es y se siente más feliz. A pesar de todo y de todos los males.
Seguimos siendo un país bandolerista de modernos 'Curros Jiménez' y 'Tempranillos' de guante blanco donde la diferencia de clases aumenta y donde no tenemos un 'Robin Hood' que nos defienda de tantos 'sherif de Nottingham' porque...estamos pagando impuestos elevados y declarando la renta para mantener los altísimos y derrochadores sueldazos de nuestra clase dirigente política.

Una clase política que generalizando -aunque hay excepciones- no se priva de nada, no se aprieta el cinturón del ahorro y contención del gasto, no evita sus abusos como el despilfarro y el derroche y nos exije a los ciudadanos austeridad y que paguemos los impuestos sacrificada o religiosamente.

Los políticos llevan días debatiendo sobre la necesidad de: abaratar despidos y pensiones, subir un 1 % el salario mínimo interprofesional y 'congelar'/bajar sueldos como en el caso de los controladores aéreos. Controlar los excesos de los controladores está bien, pero, ¿a los políticos quien o qué los controla? 'El controlador que los controle, buen controlador será...'

O sea, que al pueblo toca exprimirlo y ahogarlo. Injusto e hipócrita resulta que los representantes del pueblo, elegidos por el pueblo y que cobran -abusivamente, encima- gracias a nosotros los ciudadanos, en vez de predicar con el ejemplo constitucional y democrático de 'Todo por y para el Pueblo' actuen y apliquen la máxima del absolutista, feudal y tiránico 'Despotismo Ilustrado': 'Todo para el Pueblo, pero sin el Pueblo'. Aunque de 'ilustrados' bien poco tienen nuestros actuales políticos. Pocas luces muestran cuando no dejan aparte sus diferencias ni se ponen de acuerdo para sacar al país de la crisis y convierten el Congreso en una pelea de gallos, en un patio o corral de vecinos de barrio bajo o... en un circo. Lamentable.

Y es que no sé si somos masoquistas. Así nos ven en el extranjero...y así somos...

Por Josep Esteve Rico Sogorb ('José Sogorb')

No hay comentarios:

Publicar un comentario