lunes, 2 de abril de 2012

La Dama de Elche, Rubí Sanz y la Real Orden

Las recientes declaraciones de la directora del Museo Arqueológico Nacional Rubí Sanz oponiéndose a otro posible traslado y a una nueva cesión de la Dama a Elche aunque sea temporalmente, han sentado mal a los ilicitanos.

No es la primera vez que esta señora, doctora en Arqueología por la Universidad Complutense, nos ofende y molesta. Meses antes de la reciente anterior cesión del busto en esos nueve meses del pasado 2006 y haciendo caso omiso de los informes técnicos favorables, Rubí Sanz, que a pesar de su hermoso nombre no nos parece una joya a los ilicitanos, se posicionó en contra de tales informes que avalaban el traslado del busto y se opuso a que la Dama viniera a Elche.

Ahora, dos años después de aquella venida de la pieza a nuestra ciudad y tras las declaraciones, intenciones y gestiones del alcalde para lograr en un futuro cercano al menos otra cesión temporal teniendo a favor la buena predisposición del Gobierno Zapatero; la doctora Rubí vuelve a ofender a la autoridad municipal y a los ilicitanos mostrando indisciplina en el ejercicio de su cargo y contradiciendo así, la línea de actuación de sus superiores ministeriales proclive a una descentralización patrimonial y museística.

Me gustaría que la doctora Rubí no nos toque más la moral y el sentimiento cívico de identidad cultural a los ilicitanos a y nuestras autoridades municipales negándonos la Dama, porque con ésta ocasión ya van dos. Espero que a la tercera sea la vencida o definitiva y para ello quizá irónicamente habría que aplicarle eso de "¿Por qué no te callas?"

Pues bien, ojalá se calle de una vez en este tema, competencia de las más altas instancias del ministerio y hasta del propio Gobierno, pues ella no es más que una subordinada supeditada a la acción del Ejecutivo Estatal a quien critica tirando piedras al propio tejado "acusándole" de dispersar el patrimonio.

Ya está bien, señora Sanz, no nos sea mosca cojonera, no nos toque la fibra, que Elche es mucho Elche y su Dama, mucha Dama; y los ilicitanos la queremos aqui, en su casa, donde nació. Y si por el momento no puede ser de forma definitiva, al menos, ya que goza de buen estado, que sea en alguna o varias cesiones temporales. Nos la merecemos.

Las manifestaciones de la doctora Rubí también han sentado mal en el seno de la entidad más prestigiosa, activa y representativa de la Dama: la insigne Real Orden de la Dama de Elche que tan acertadamente dirige su presidente, Antonio Martinez Camacho, junto al secretario, el archipopular y querido Pedro Tenza.
La Real Orden prepara para este 4 de agosto (111 aniversario del descubrimiento) unos actos en La Alcudia de Elche junto al sitio del hallazgo y de marcado carácter reivindicativo, si cabe de mayor presión, ante las palabras de Rubí Sanz.

La entidad ha hecho un llamamiento social a la asistencia y participación de la ciudadanía y de las numerosas asociaciones existentes para demostrar que el anhelo de que vuelva a Elche su Dama sigue vigente y muy fuerte en los corazones de los ilicitanos y que declaraciones como las de Sanz no mermarán este sentimiento.

Asistiré personalmente y junto a varios directivos de mi asociación, el Grup Cultural Ilicità "Tonico Sansano". Parafraseando a Cantó, el histórico "pregonero" de la Venida de la Virgen, os digo: "¡¡A La Alcudia, ilicitanos!!". Todo sea por la Dama...

Por Josep Esteve Rico Sogorb
Presidente del Grup Cultural Ilicità "Tonico Sansano" de Elche

No hay comentarios:

Publicar un comentario