lunes, 2 de abril de 2012

La factura de la luz

Lo del recibo de la luz ha sido muy fuerte. Los departamentos de atención al ciudadano y al consumidor están desbordados ante tanta denuncia de miles de usuarios que consideramos abusiva la reciente subida del importe de la factura eléctrica.

Pero no solo resulta exagerado tal incremento sino que según criterios de consumo, la nueva modalidad del cobro mensual al parecer encierra algunas injustas irregularidades para los bolsillos de los sufridos contribuyentes.

El propio ministro del ramo ha avisado que si se demuestran tales abusos aplicará medidas depurando responsabilidades al tiempo que nos intenta tranquilizar asegurando que no se darán más subidas en la factura de la luz en lo que resta de año y que incluso el gas -creo que se refirió al butano- bajaría de precio.
Y la mayoría de los ciudadanos, esperando aún las prometidas y ahorrativas lámparas gratuitas de bajo consumo...¡qué país!

Volviendo al tema, parece ser que en diciembre pasado las compañías eléctricas enviaron a los usuarios la factura del consumo -hasta la fecha bimensual- con un importe minimizado en base a una lectura aproximada o estimada de contador.

Esto se debe en muchos casos a que el empleado o revisor no pasaba a leer el contador (al contrario que con la empresa de aguas, que sí cumplidamente suele hacer sus lecturas de contador de forma periódica) cada dos meses como rezaba la facturación.

Lo lógico ahora es que si el recibo va a ser mensual, que la lectura de contador sea paralelamente igual, cada mes. Así el importe será ajustado, real, sin desfases ni abusos.

Pero no, circula el rumor, se anuncia la noticia de que continuarán leyéndose los contadores cada dos meses aunque la facturación sea mensual para que las compañías eléctricas puedan reducir costes manteniendo los actuales revisores y no se vean obligadas a aumentar de personal para este cometido.

Por ello, la lectura mensual resultará irreal y aproximada, los kilowatios al mes se estimarán al azar con término medio. Todas estas cosas vienen diciéndose desde las compañías a aquellos usuarios descontentos que se dirigen (personal o telefónicamente) en busca de explicaciones y soluciones a semejantes abusos.
En diciembre de 2008 cobraron menos a los consumidores (casi la mitad del consumo real, una cuarta parte de lo consumido en comparación con diciembre del pasado año 2007) pero al subir el importe de la luz en enero de 2009 el repunte ha sido tan exagerado que supera el doble de la facturación del mes anterior.
Es decir, que aflojaron hasta mínimos en diciembre para luego apretar las clavijas a niveles desorbitantes en enero. Creo que todos deberíamos reclamar una lectura real de contador y además, mensual, a las compañías eléctricas (o darles nosotros la lectura exacta) para que anulen la factura abusiva y la ajusten a la realidad o no la apliquen.

Si se niegan las compañías a ello, los usuarios tenemos derecho a denunciar antes las oficinas de consumo. Es indignante que estas injusticias se cometan en un país democrático y encima en época de crisis.

Y luego, no me extraña que nos corten la luz por no poder pagar esos precios, pues además no llegamos a fin de mes. Sin embargo, los presidentes de las compañías eléctricas no se privan y ¡tienen unos sueldazos...! Vergüenza debería darles...

Josep Esteve Rico Sogorb

No hay comentarios:

Publicar un comentario