lunes, 2 de abril de 2012

LUIS MERLO, PREGONERO SENSIBLE Y COMPROMETIDO

Luis Merlo, digamos que ''vino, vió y venció". Y nos convenció a todos. Se metió en el bolsillo al numeroso público que abarrotó la Plaça de Baix . Nos puso a flor de piel tocando nuestra fibra o esencia del ilicitanismo, de la identidad autóctona de Elche.

Fue un magnífico pregonero que se mostró muy entregado, sensible, comprometido, y permítanme el juego de palabras; emocionado, emocionante y emotivo. Con un ajustado tiempo de visita para leer el Pregón, dar inicio oficial a las Fiestas y cenar con autoridades, entes festeros y Reinas y Damas de las Fiestas hasta su tempranero regreso a Madrid para reincorporarse a su trabajo; Luis Merlo ejerció simultánea y compartidamente, de sí mismo pero a la vez de sus más importantes personajes: Héctor ("El Internado") y Mauri ("Aquí no hay quien viva").

Simpático, agradable y sonriente a la par que demasiado visiblemente nervioso (lo que le hizo balbucear en alguna ocasión, fallo éste que no ensombreció su fenomenal discurso pero que algunas lenguas atribuyeron supuestamente a cansancio, sueño o alguna copita de más...) Luis Merlo repasó todos los temas propios de Elche como si conociera de toda la vida la ciudad y su identidad.

Su metafórica expresión enfatizada con tono enervante sobre el regreso de la Dama manifestando que el busto "llora en Madrid esperando volver a su casa" alzó gritos de júbilo y calurosos aplausos de aprobación al tiempo que el público le reverenciaba coreando su entrañable nombre de ficción: "Mauri", a lo que Merlo respondió repartiendo efusivos besos.

Sus alusiones populistas al ansia de fiesta, "tras un año de curro, os lo tenéis merecido", y las menciones al Palmeral y al Misteri como Patrimonios de la Humanidad gustaron muchísimo, sobre todo la relación que Merlo estableció entre el Misteri (como universal joya teatral, oral, inmaterial e intangible) y su profesión de actor.

Recordó acertadamente el más que milenario carácter hospitalario de brazos abiertos de los ilicitanos hacia los inmigrantes para acabar vitoreando a la Patrona, la Virgen de la Asunción, a las Fiestas y a Elche en sí como ciudad ejemplar, única en el mundo.

Quizá el detalle más destacado reside en la acogida que hacia su persona le tendimos los ilicitanos alli presentes ante el balcón principal del Ayuntamiento. A todo hay que añadir especialmente, la cantidad de piropos que se le lanzaron desde todos los rincones de la Plaça de Baix.

Merlo, rompiendo el protocolo (creo que ningún pregonero lo hizo antes o al menos no lo recuerdo) se abalanzó hacia la primera fila de público dando apretones de manos, besos y abrazos a chicas jóvenes y hasta a un grupo de homosexuales fieles "fans" de su personaje "Mauri", muestra de la pasión que levanta en este colectivo.

Enhorabuena, pregonero. Gracias, Luis Merlo.

Por Josep Esteve Rico Sogorb
Presidente de Honor de la Comisión de Fiestas Paseo Germanías Elche
Presidente del Grup Cultural Ilicità "Tonico Sansano" de Elche

No hay comentarios:

Publicar un comentario