lunes, 2 de abril de 2012

¡Paso al 'pre-apocalíptico' 2010!

Ya está aquí. El nuevo año recién estrenado, entre décadas, marca fin y comienzo de decenio. Su numeral 2010 'suena' a ciencia ficción y a futurismo, como sucede desde el año 2001, fecha del film 'Odisea del Espacio' de Stanley Kubrick. 

Digamos que, 2010 -nueve años después de aquel- es casi 'apocalíptico' mantiene esa aureola 'ciencificcionista' e incluso la incrementa como preludio o antesala del agorero fatídico supuesto fin del mundo a dos años vista: 2012.

Así que, como dice un amigo mío 'bon vivant' donde los haya, ' a vivir que son cuatro días' o haced la 'dieta del cucurucho' esa de 'comer poco y f...mucho' o sobre todo llevad a la práctica benignas consignas: 'f..., f.... que el mundo se acaba' -por si acaso la hecatombe nos pilla desprevenidos y 'no confesados'- y el tópico 'haced el amor y no la guerra'.

Además de la grave crisis financiera-económica mundial, el año 2010 ha empezado, tras las vacaciones navideñas de consumistas, con un cruento enero más que 'negro', para colmo con la presidencia europea en poder de España y de destacado aumento en todas las negatividades habidas y por haber: más cierres de comercios y empresas, subida de impuestos y de precios en butano y gasolina, incremento del número de desempleados -ya estamos prácticamente al 20 %- nuevas víctimas de la violencia de género, mayor endeudamiento económico individual y familiar-doméstico, mayores pobreza y carencias básicas vitales, entre otras muchas cosas.

El panorama no puede ser más desolador. Tan desolador como el trágico y drástico 'paisaje' en Haití tras el grave terremoto. Una situación que requiere de la solidaridad internacional porque el pueblo llano haitiano, que no tiene culpa ni de la sacudida sísmica ni de los desmanes y corruptelas de sus dirigentes, merece ser socorrido y auxiliado para levantar de nuevo el país.
Y ahora, paradójicamente, el presunto corrupto ex presidente Arístide, desde el exilio, se ofrece para ayudar. Sí, ahora, 'como Santa Bárbara, cuando truena..' Y vaya que ha tronado en Haití, vaya que sí. ¡Y que tenga que suceder una tragedia...!

No ha podido empezar peor el año. Y eso que para algunos, lo 'peor' ya ha pasado o que ya tocamos 'fondo' y estamos 'saliendo del pozo'. Ojalá tengan razón y me gustaría que así fuera. Pero para la mayoría de los españolitos de a pie, aún estamos metidos en el fango hasta el cuello y posiblemente podamos empeorar. ¡Qué Dios nos pille confesados!

Seamos positivos realistas mejor que optimimistas ilusos e utópicos. No pensemos lo peor y en todo lo negativo. Voy a pedir unos deseos para este año 2010. Desearía que, al menos, en estos once meses y medio que nos restan por vivir -o malvivir, según- '¡virgencita que me quede como estoy!' como mínimo.

Como mínimo mantenernos, no empeorar respecto al pasado año 2009 -que ha sido malísimo y cruel para la inmensa mayoría- y eso sí, con afán de superación y sana ambición no conformarnos y anhelar con todas nuestras fuerzas, esperanza y fe -sea religiosa, moral o cualquier otra- que el 'pre-apocalíptico' nuevo año 2010 sea mucho mejor que el anterior y a que a todos nos vayan mejor las cosas. ¡Paso al 2010!

Por Josep Esteve Rico Sogorb, 'JOSE SOGORB'

No hay comentarios:

Publicar un comentario