lunes, 2 de abril de 2012

POESIA Y EROTISMO
 
Los más 'puretas' -o puristas-, conservadores y chapados a la antigua, con todos mis respetos hacia quienes desean vivir en tiempos pretéritos y del pasado, defienden una incompatibilidad entre la poesía y el erotismo. Es más, dicen que la poesía no puede ser erótica porque ella es sentimiento y espiritualidad intangibles y el erotismo, una sensación física, carnal, material, de un placer considerado 'mundano' e 'inmoral' amén de 'antiestético' y 'antiético'. Reitero mis respetos pero se equivocan.
Tales opiniones confunden el tocino con la velocidad, confunden el erotismo con la pornografía. Y en literatura, existen los detractores de la poesía erótica que incluso atribuyen una única aplicación literaria al erotismo: la prosa, la narrativa, la novela, el cuento, el relato...pero se niegan a aceptar lo erótico en la poesía, como si fuera imposible combinar o diluir ambas.Y sin embargo se puede. Yo mismo escribo poemas eróticos de verso libre, sin rima. Y nadie se ha escandalizado al leerlos.

Estos 'puretas' aceptan las medievales obras eróticas 'Cuentos de Canterbury' y el 'Decamerón' de Bocaccio -fíjense, ya en aquellos tiempos retrógrados inquisitoriales el erotismo estaba inmerso en la literatura- pero rechazan mucha de la actual poesía erótica con rima o sin ella y se tapan los ojos para no mirar, para no ver que algunos párrafos y frases de los también medievales poemas de San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Jesús presentan reminiscencias, detalles e indicios de erotismo encubierto o en clave y cuanto menos muestran estados de ánimo 'orgásmicos'. Nada para escandalizarse, pero habrá quien lo haga.

El erotismo ha sido, es y será un arte. El arte de sublimar la sensualidad amorosa, de añadir al tradicional romanticismo de enamorados; un toque sensual, suave, tierno, dulzón, acariciante, despertador de ánimos y sentidos, enervador de pasiones y sensaciones pero con sutileza, insinuando como el que no quiere la cosa. Erotismo que se halla presente en las estatuas grecorromanas como la Venus de Milo, que no resulta inmoral contemplarla pues no nos despierta 'cochinas o guarras' necesidades.

La pornografía, no es un arte. O al menos no está considerada como tal, en el enciclopédico sentido de la palabra. Aunque desde el punto de vista literario y cinéfilo, existen excepcionales libros y films que son auténticas 'obras de arte' pero en base a criterios estéticos, de industria y comerciales, propios de estas disciplinas.

La pornografía rebasa el límite de tolerencia del erotismo, va mucho más alla. El erotismo es la envoltura que por algunas rendijas deja insinuar el interior. La pornografía es el interior puro y duro desnudo del todo y al aire libre, sin sutilezas ni insinuaciones, sin disimulos.

En literatura, y especialmente en poesía, existen ambos conceptos: erotismo y pornografía. Prefiero la narrativa y la poesía eróticas pues son hasta bellas en la forma de expresar lo erótico, lo que las convierte en arte. Y prueba de ello, es la cada vez mayor proliferación de novelas y poesias eróticas. Cada vez surjen más autores y autoras -sobre todo, mujeres, tras perder los pudores- tanto en poesía como en narrativa.

Ahi están los ganadores y las ganadoras del famoso concurso de novela erótica de la editorial 'La Sonrisa Vertical'. Y en cuanto a poesía erótica, la mayoría de los poetas y de las poetisas actuales en España tiene al menos algún que otro poema erótico. Ya era hora de perder un tanto el pudor y la vergüenza, que estamos en democracia...

Y hablando de concursos de literatura erótica. Os digo a vosotros, escritores y escritoras, que no sé cuando se dará la posibilidad de volver a presentaros al certamen internacional de microrrelatos eróticos 'bautizado' con el nombre de Jeanne Traumnovelle, la mujer protagonista de la película 'El último tango en París'. Aún no se ha convocado la cuarta edición (dudo que se convoque) que para la corta vida del certamen, se ha llegado a unos altisimos niveles cualitativo y participativo además de resultar célebre. Supongo que siempre habrá personas dispuestas a participar. Y supongo que aún quedan ganas, deseos e idea de convocarlo, dado el reciente cambio de política municipal hacia una línea más conservadora. .
 
El erotismo es arte.

En este concurso, el ganador o la ganadora veía publicado su microrrelato junto al de otros 20 finalistas en un bello libro editado y financiado en estos tres consecutivos años por el Instituto Municipal de Cultura. Desaparecido éste, esperamos a ver qué pasa con el certamen. Además de la publicación, el ganador o la ganadora recibía como premio, un erótico regalo, un juguete sexual que previamente tenía que elegir en cualquier tienda especializada

Cabe destacar que en todas las pasadas ediciones ganaron mujeres. Y de ellas, mayoritariamente, féminas de países americanos de habla hispana. ¿Son más sensuales e imaginativas? Tal vez. Ojalá, si se convoca la cuarta edición,  se supere la calidad y la cantidad, pues en las anteriores ocasiones se sobrepasaron los 700 trabajos presentados. Porque, ya sabéis: el Erotismo es un arte.

Josep Esteve Rico Sogorb
Escritor, poeta, blogger, columnista
Elche

No hay comentarios:

Publicar un comentario