lunes, 20 de octubre de 2014

Pitos y abucheos en el Pregón de Fiestas de Elche 2014

http://elchenews.es/2014/opinion/pitos-y-abucheos-en-el-pregon/
 

Pitos y abucheos en el Pregón

Circula en las redes sociales una convocatoria de movilización y concentración protesta cuyo escenario será el Pregón de Fiestas del próximo jueves 7 de agosto. Un pregón, que posiblemente estará impregnado de sonoras pitadas y estruendosos abucheos, si no hay vuelta atrás por parte de sus convocantes.

Puedo aceptar en aras de las reglas del juego democrático, de los derechos de manifestación y expresión, que existan sectores disconformes con la política municipal. Admito que tales sectores tengan derecho a manifestar su opinión, e incluso pueden tener sus razones y su parte de verdad, pero lo que no me parece de recibo es que se utilice un acto no político, aunque participen la alcaldesa y el edil de Festejos, como es la lectura del Pregón de Fiestas.

El pregón es un acto colectivo festero, cívico y social, cuyos protagonistas son el pueblo, los entes festeros y el invitado de honor: el pregonero o la pregonera de turno.

Confieso que nunca me agradaron algunos hábitos de queja ciudadana hacia los políticos. Hábitos fuera de lugar y de contexto como ‘reventar’ plenos y efectuar sonoras pitadas o fuertes abucheos en un pregón de fiestas. Nunca estuve de acuerdo con tales ‘métodos’. Ni siquiera durante los mandatos de los anteriores cuatro alcaldes socialistas ilicitanos. Jamás me parecieron correctos estos tipos de protesta en un pregón festero gobernara quien gobernara, aunque la primera autoridad municipal del momento se mereciera un toque de atención del pueblo. Hoy, tras la alternancia política municipal, opino igual.

Existen otros muchos y variados sistemas de protesta ciudadana. Hay abundantes momentos y lugares para llevar a cabo cualquier protesta. Caceroladas, sentadas, encadenamientos, acampadas, pitadas, manifestaciones, concentraciones; todos estos ‘sistemas’ de denuncia social pueden y deben realizarse en instantes y sitios adecuados, con la previa autorización gubernativa, con maneras o actitudes democráticas y pacíficas sin atentar contra las propiedades pública o privada (desperfectos en contenedores o papeleras, rotura de lunas en entidades bancarias…) y asimismo sin alterar el orden público. Así lo regula la Ley, que gustará más o menos, pero es lo que hay.

Orquestar y organizar una sonora pitada en la lectura del Pregón de Fiestas supondría amargar o agriar el ambiente festero y el clima de felicidad y concordia del pueblo. Pueblo que se prepara en este acto del pregón para empezar pacíficamente sus fiestas patronales olvidándose de los problemas y de los conflictos socio-políticos locales más recientes.

Pitar y abuchear ante un pregonero o una pregonera (y con más razón si es alguien nacido en Elche) supone que la personalidad invitada de honor a glosar las excelencias de la ciudad se sonroje y avergüence, pasando un mal rato con incomodidad y malestar (debido a unos pitos y abucheos que no van dirigidos a su persona sino a la primera autoridad municipal) y sin tener culpa alguna. Algo que por desgracia, no le dejará buena huella ni buen recuerdo. Vamos, que quien lea el Pregón de Fiestas es ajeno a la gestión local. Y en este caso, se trata de Susi Díaz, una famosa televisiva cocinera ilicitana, jurado del programa ‘Top Chef’, gerente del restaurante ‘La Finca’ y poseedora de la categoría ‘Estrella Michelín’. No se merece que sus palabras sean interrumpidas a toque de silbato y por griteríos.

Las pitadas y los abucheos en un Pregón de Fiestas (miren el lamentable ejemplo de Pamplona en el ‘chupinazo’ de San Fermín) hacia el alcalde o alcaldesa de turno solo sirven para enrarecer el ambiente, iniciar las fiestas con mal sabor de boca, causar malestar, avergonzar al pregonero o a la pregonera. Contrariamente al efecto que buscan sus orquestadores, los pitos y los abucheos son ineficaces ya que el alcalde o alcaldesa los aguanta estoicamente. En el caso de Elche, creo que no serían muy efectivos, ni resultarían rentables a sus organizadores, se les podrían volver en contra aunque les asistan todas las razones y verdades del mundo. Creo que deberían elegir otro momento para protestar contra la política municipal, olvidarse de utilizar el acto del Pregón y permitir que el pueblo y los festeros tengan un buen comienzo de fiestas de pleno disfrute.

Todo sea por nuestras fiestas, por la pregonera y su pregón, por un inicio festero de buen ambiente, sana convivencia y buen rollo, con un clima social pacífico.

En fin, tengamos la fiesta en paz.

Por José Rico (Josep Esteve Rico Sogorb)
Publicado en el diario ELCHE NEWS:
http://elchenews.es/2014/opinion/pitos-y-abucheos-en-el-pregon/

No hay comentarios:

Publicar un comentario