lunes, 2 de abril de 2012

ESTUDIANTES

Miles de jóvenes jugándose la selectividad en la provincia durante junio. Menos mal que ya pasó y que el 90 por cien de los estudiantes ilicitanos presentados han aprobado pero ahí se quedan el estrés y la ansiedad por un tubo. Nervios, angustia, inquietud, insomnio y depresión. Todo un calvario, un martirio, una tortura; casi un maltrato del sistema educativo que conduce a algunos al médico. Los departamentos Mental y Medicina General de los Centros de Salud están a tope entre estudiantes y aquellos que sufren depresiones primaverales y veraniegas. Pediatría está saturada, pues hasta los 14 años toca médico infantil.

Se padece también en ESO y BAT. Tienen tela. Casos reales de presión se han dado en algunos institutos. Existe un hábito erróneo de algunos profesores como es, el convocar exámenes por sorpresa, así coinciden dos, tres o más. Estresante y angustioso pero casi castrense y autoritario. No estamos ante el juego del rol, sino ante la psique del estudiante y frente a la Educación o Enseñanza Pública. El tema es serio. La verdad es que resulta peor convocar examen final el día de fin de curso, -no el de la fiesta de despedida, que ésta es otro cantar- in extremis de entregar las notas que se supone que las clases han concluido.

Bajas de profesores, sustituciones. Esto relaja a los alumnos díficiles y conflictivos. Un profesor no debe decir que con él es imposible aprobar en septiembre aunque crea motivar a los estudiantes, haciendo llorar de impotencia a los aplicados y esforzados. Menos ‘castrensismo’, sin dejadez pero con equilibrio. En positivo: ‘conmigo si estudiáis en junio y en vacaciones, podréis recuperar en septiembre’. Ese porcentaje de alumnos sacrificados, estudiosos, esforzados y sufridos ‘patiors’ que experimentan estrés y presión no se merecen tal ‘extorsión’ o vuelta de tuerca tipo ‘mili’ de algunos profesores. Hay maestros, profesores, enseñantes, educadores y docentes; cada cual con su ‘librillo’ pero escasea el maestro.

Todos se quejan de la ley de Educación. O de las leyes, con distintos nombres y desde diversos gobiernos con diferentes mentalidades, en plural: LOGSE, LOE, etcetera. Según cada Ejecutivo y su sustentante partido. Ninguna satisface a nadie, unas más humanísticas, otras más técnicas, científicas o morales; pero lo cierto es que la situación de la Enseñanza en España no es buena, lo reconocen las partes implicadas. Asi que, algo habrá que hacer para mejorarla.

Hay alumnos, pasotas, sufridores, aplicados, lumbreras e imposibles. Algunos docentes defienden la presión para exigir esfuerzo al estudiante, para que no se relaje. Otros, reconocen que ‘putean’ porque a su vez a ellos también les ‘putearon’. Cruel y erróneo. Se ha de evitar traspasar a los estudiantes las frustraciones de un antiguo y viejo sistema educativo represivo. Todo influye en el fracaso escolar, en el absentismo, generando mayores descontento, pasotismo y pésimos estudiantes. Así, no vamos bien. Son situaciones subsanables no sin coste, nada fáciles. Tarea de todos. Se requiere un esfuerzo de profesores, padres, estudiantes y administraciones públicas. Los jóvenes de hoy son el futuro y antes hay que encauzarlos debida y adecuadamente.

Josep Esteve Rico Sogorb

No hay comentarios:

Publicar un comentario