lunes, 20 de octubre de 2014

PERDIENDO LAS FORMAS


 


Nuestros políticos municipales ilicitanos han perdido las formas. La elegancia, la moderación, la      capacidad de dialogar para llegar a un acuerdo; han sido sustituidas por la crispación, la agresividad y la intolerancia. El respeto al contrario e incluso hacia los propios que discrepan y la praxis democrática organiza desde el espíritu de concordia y consenso de la Transición, han dado lugar al intercambio mutuo de insultos en los plenos y a las rencillas personales impregnadas de revanchismo y rencor. El ejercicio de todo lo público, de lo social y colectivo primando hasta entonces el llamado ‘bien común’, se ha desvirtuado hasta el extremo de verse ‘contaminado’ por aspectos individuales de algunos de nuestros políticos que, por muchas razones o verdades que posean,  ensucian su imagen pública. Es evidente que sus ‘egos’ afloran con prepotencia. Lo que no les favorece.

Ni quito ni pongo rey. Allá cada cual y que con su pan se lo coman. Pero ahora que acercan los festejos patronales, nuestros políticos deberían hacer una tregua, un ‘alto el fuego’ por bien de los ciudadanos y de nuestras fiestas. Siempre ha sido así desde hace siglos. Aprovechar la coyuntura festera para seguir ‘mareando la perdiz’ y meneando el cotarro político desde la agitación, no es bueno. El pueblo quiere, cuando llegan las fiestas, olvidarse de los problemas. Claro, agitadores, haberlos hay en todas partes, tanto en el gobierno como en la oposición. Espero que nuestros políticos, al menos durante las fiestas,  recuperen las buenas maneras y que practiquen el ‘buen rollito’. Porque, se están perdiendo las formas. Y las formas en política, son muy importantes. Y si no, fíjense en los dictadores de la Historia de la Humanidad de cualquier ideología. Las formas son las formas.

Por JOSÉ RICO (Josep Esteve Rico Sogorb)
Publicado en agosto de 2014 en el diario ELCHE NEWS :

No hay comentarios:

Publicar un comentario