lunes, 2 de abril de 2012

Sant Joan del Raval


Como reza el dicho: 'Per Sant Joan, bacores' -'Por San Juan, brevas-. Vaya que si. En el campo ilicitano las he visto con muy buena pinta. Pero también hay más cosas como hogueras, magia, ritos, fuego, noche más corta del año, agua de manguerazo o 'banyà'. El 21 de junio empezó oficialmente el verano. Fue éste el día central del solsticio estival, cuando los rayos solares caen más directamente.

Prosigue la época de bautizos y apenas comuniones -tras las procesiones de Corpus y Sagrado Corazón, éstas cada vez con mayor auge- y bodas tanto por lo eclesiástico como por lo judicial. Una temporada ‘alta’ en celebraciones que tuvo su esplendor el día 24, festividad de San Juan Bautista, con 'fogueres' en el Raval, de cuyo barrio es patrón.

El día solar más largo y su noche más corta de cada año, el 24 de junio, onomástica de los juanes y/o juanes bautistas se celebró especialmente en la barriada del Raval -Arrabal de San Juan o antiguo de La Morería- donde en el solar junto a la iglesia a nombre del santo -antaño mezquita y universidad islámica según crónicas- se plantan al estilo sureño -es decir, de Alicante, Sant Joan, Sant Vicent, etc.- monumentales hogueras artesanales. Suelen ser dos y de ellas destaca la infantil. Artistas de Valencia y de Torrellano como Miguel Delegido y J. Fructuoso suelen ser sus creadores.Una buena crítica fogueril la de aquel, aludiendo a la publicidad engañosa, al deporte y el Elche CF con el título 'Los que nos la dan con queso'.

Además se llevaron a cabo otros actos por las entidades del barrio 'ravaler' Asociación de Vecinos, Comisión de Fiestas o Peña Deportiva y Cultural. Actividades como la elección de Reinas y Damas -recientemente celebrada-, juegos, demostración de bolillos -que reunió a muchos curiosos- o torneos diversos. Podemos decir que es un barrio activo y participativo. No solo se plantan y queman hogueras, que van en aumento. Cada año acude más público incluso en domingo. Antes, muchos se iban a Alicante. Hoy, acuden a nuestras hogueras del Raval, y a darse después un buen remojón a golpe de manguerazo bomberil. Es la 'banyà' que tanto agrada a un sector del pueblo alli concurrido, especialmente a los jóvenes que disfrutan pidiendo agua a los agentes del Cuerpo de Bomberos.

Otros se reunieron en campos y playas haciendo hogueras, quemando lo viejo para ahuyentar las malas energías y renovarse, purificarse, limpiarse, regenerarse. De ahí que San Juan sea noche mágica y ritual. El rito purificador del fuego junto a la renovación por el agua posterior -simbólicamente, 'bautismo'- tan ancestral como la limpieza que Juan realizaba en las gentes por el agua bautismal que, existen creencias que aseguran el inicio del año realmente esa noche. Si es así, espero que todos nuestras problemas se esfumen, se cierren ciclos y crisis, comenzando una nueva etapa mejor. '¡Vixca Sant Joan!'.

Por Josep Esteve Rico

No hay comentarios:

Publicar un comentario